identificarme


Click aquí para registrarte
¿Olvidaste tu clave?

Datos del Anunciante

Clics Modernos



Clics Modernos

Gabo Ferro: Soy Todo lo que Recuerdo

Gabo Ferro: Soy Todo lo que Recuerdo





Era un cantautor de fino pensamiento y de una agudísima percepción del presente. Era contemporáneo en un sentido existencial. Era Gabo Ferro. Los numerosos adioses que produjo la triste partida de Gabo Ferro (1965-2020) revelan algo que, si bien estuvo siempre presente en él, se había profundizado en los últimos tiempos: un aura para la interpretación capaz de sobrevolar guetos culturales. Gabo tenía una manera especial de conmover audiencias, liberándolas de subculturas musicales rígidas, pero, al mismo tiempo, requiriéndoles una escucha atenta y exigente. No es que Gabo llegara "a todo el mundo" (esa falacia del gusto universal), pero todo el mundo lo podía escuchar y encontrar en sus canciones algo íntimo que le gustara o conmoviera. Gabo no componía canciones con un oyente parcelado en la cabeza, por más que supiera que en sus recitales se respiraban los aires de Puán en modo fin de semana.

Por Sergio Pujol

Tampoco hacía canciones pensando en la fortuita posteridad; al menos no en primera instancia. Era un cantautor de fino pensamiento y de una agudísima percepción del tiempo presente. Era contemporáneo en el sentido existencial del término, no por simple capricho de la naturaleza. Quizá por eso reverenciaba la interpretación en vivo. El convivio teatral era su situación perfecta; encontraba allí el sentido de su vida. Cabe recordar que uno de sus mejores discos, El lapsus del jinete ciego, fue grabado en el teatro ND Ateneo, aunque sin público. Puesto a optar, Gabo prefería un teatro vacío antes que un estudio de grabación. Prefería la cuarta pared ancestral antes que el panóptico de la industria cultural. No era cábala ni excentricidad: sencillamente quería cantar como si estuviera frente al público. O frente a los fantasmas de un público.

Empezó en Porco, una banda de sonoridad voluminosa y frases filosas que, en el etiquetamiento un tanto descuidado, ha quedado registrada como de “hardcore” (Ahí ya estaban las líneas poéticas de Gabo, acaso en ciernes). Una noche en el Hotel Bauen dejó la guitarra, se alejó del micrófono y de sus compañeros y se fue de ahí, lo que en cierto modo pudo interpretarse como un éxodo del rock. Los seis o siete años siguientes Gabo estudió Historia en la UBA. De esa formación surgió una tesis de maestría de temática un tanto bizarra pero no completamente desconectada de la poética de sus canciones: Barbarie y civilización: sangre, monstruos y vampiros durante el segundo gobierno de Rosas (1835-1852). A partir de ese momento, Gabo volvió a – y no dejó de - cantar en público, grabar discos y obviamente escribir canciones a un ritmo no frenético pero intenso. Así devino solista extremo: más allá de algún piano leve en sus discos y ciertas colaboraciones luminosas, sus performances fueron sólo suyas y de su guitarra acústica (o mejor dicho; criolla, con cuerdas de nylon).

Su primer disco, Canciones que un hombre no debería cantar, fue un debut perfecto, de tono juglaresco, formas estróficas clásicas y una predilección por el ritmo del vals que lo acompañaría siempre, acercándolo más a la chanson francesa o los valsecitos criollos que a Johannes Strauss. Aquel primer disco tenía también un aire a María Elena Walsh, sobre todo en “Sobre madera” y “Malas palabras”. Pero la canción que más sonó fue “El amigo de mi padre”, un ritmo de gato sobre el que se sostenía una historia de amor gay. Muchos años después de que Moris grabara “Escúchame entre el ruido”, ya en un marco sociocultural diferente, Gabo pudo ironizar sobre una situación medianamente naturalizada: “Mi padre era mejor padre/ cuando su amigo venía…”

 

En los discos siguientes – Todo lo sólido se desvanece en el aire, Mañana no debe seguir siendo esto, Amar, temer, partir, etc. - Gabo fue soltando su voz, explorando el registro, la técnica del falsete y el vibrato para lograr expresividad e intensidad dramática. Un sistema de fonación alerta. Mientras otros cantautores confiaban en los versos más “dichos” que cantados, Gabo se erigió como un cantante cautivante en sí mismo, capaz de marcar notas con precisión o elongar sílabas en delicados portamentos. El “buen cantar” fue para él fundamental. Era un guitarrista discreto, como solían serlo los cantores nacionales de los años 20 y 30. Quizá como ellos, Gabo hizo de su voz no sólo un instrumento, sino el espacio que habitaban sus canciones. Espacio íntimo, como en “Lo que te da terror” (hay una hermosa versión de Gaby Comte), o de tremendismo casi tanguero, como en “Devorado los perros”. Si lo escuchabas con atención, Gabo te dejaba sin aliento.

A veces empezaba muy arriba (“Siempres”) y uno se preguntaba cómo haría para seguir sin desfallecer. Pero tenía resto, siempre lo tenía. Su voz podía sonar crispada pero nunca exigida: era certera como una flecha diestramente arrojada. Más como inspiración que como inventario, en su voz retumbaban los ecos de otras voces, las que seguramente había escuchado con la pasión que lo guio a lo largo de su vida. Las del primer rock argentino. Las de Favio y Ginamaría Hidalgo. Las de Yupanqui y Cafrune. Las de Raphael y Paco Ibáñez. Las de Chavela Vargas y Rufus Wainwright. Y las de tantísimos espectros sin nombre, anónimos, suspendidos en aire. “Todas las cosas que no tienen nombre/ vienen a nombrarse en mí”, cantó en su último disco, Su reflejo es el lobo del hombre.

En ningún caso los recursos de aquella voz poderosamente timbrada relegaron las letras a un segundo plano ni a ser un resignado significante, juguete de la música. Por el contrario, la evolución literaria de Gabo fue notable, con un amplio arco de temas en general orientado a la expresión del deseo (“El beso urgente”), los dilemas del amor (“Cuando el amor no entra”), las historias cotidianas de la gente común (“La cabeza de la novia cayó sin su velo”), las formas reales e imaginarias de la paternidad (“Dios me ha pedido un techo”) y la interrogación metafísica como sostén filosófico de su arte (“La silla de pensar”). Tenemos derecho a sospechar que aún no hemos aprendido sus letras con la debida atención.

Gabo Ferro fue un creador popular “serio”, pero nutrido en igual medida de alta cultura y cultura camp: había leído a Antonin Artaud (lo revisitó junto al artista interdisciplinario Emilio García Wehbi en Artaud, lengua madre) y cantó en la ópera del compositor y ensayista Abel Gilbert El astrólogo (un cuadro), al mismo tiempo que reivindicaba al Leonardo Favio cantor y recordaba con amor los sobreagudos con los que Ginamaría Hidalgo perforaba el techo del Luna Park. Lo que en otros podía sonar a pose posmoderna, en Gabo estas afinidades electivas eran honestas, en ellas estaba inscrita su propia biografía. Hijo de familia obrera de Mataderos, Gabo trazó una parábola vital entrañablemente argentina.

No fue un artista de fusión en el sentido de hacer de cada canción un posible esperanto. Prefería en cambio moverse por determinados ritmos y formas tradicionales para expresarse a través de ellos con gran libertad. Fue, al decir de Martín Graziano, un artista en estado de riesgo, especialmente cuando, a partir de 2010, exploró la colaboración autoral con el escritor Pablo Ramos y más tarde el dueto con la notable Luciana Jury. Con esta última Gabo realizó el álbum El veneno de los milagros. La rítmica - el vals y la milonga, principalmente - fue el salvoconducto que ambos hubiesen podido mostrar en festivales de folclore en caso de apriete tradicionalista. No fue necesario, por suerte. Lo que Ferro-Jury hacían era un canto doble - no siempre un dúo en sentido estricto- que llevaba la voz a su región más caliente, a un límite. ¿Folk expresionista? Ella venía del folclore, pero desafiándolo. Él venía de la cultura rock, pero hacía tiempo que ya no estaba ahí, no del todo. Juntos ponían en práctica una política de lo acústico y la palabra en un mundo eléctrico y aturdido.

Gabo se alejó de la idea de que debe cantarse dentro de un estilo popular determinado, como quién debe fidelidad eterna a una familia de sangre. Su transgresión –si es que vale este término; no era un provocador en el sentido punk del término – se extendió también a la cuestión de género. “Es una cuestión central en mis canciones”, le contó a Mariano del Mazo en una entrevista en Radar, a propósito de la salida de El lapsus del jinete ciego. “No hay modelo. Así es el mundo, así es el sujeto contemporáneo. El sujeto ya no se define por lo masculino o lo femenino. Intento incluir en mundo a ese sujeto.”

Pues bien, nunca olvidaremos su intento de incluir a ese sujeto en el mundo. Su voz seguirá sonando entre nosotros, así como otras voces lo hicieron en él a lo largo de 54 ciclos completos de una vida.

Sergio Pujol - Historiador y escritor. Su libro más reciente se titula "El año de Artaud. Rock y política en 1973" (Planeta, 2019). (www.sergiopujol.com.ar)

Clics Modernos

Fuente: cabezademoog.blogspot.com
https://cabezademoog.blogspot.com/2021/03/gabo-ferro-soy-todo-lo-que-recuerdo.html

Documentales para homenajear a Charly García y el rock nacional

El genio del rock nacional cumple 70 años y se merece un homenaje con algunas producciones que retratan su vida, así como ...

Leer más




Marcus Miller - Que Sera Sera ft. Selah Sue

Director: Samuel Rixon Executive Producer: Pierre-Edouard Sigwalt for Love Affair For Code Video Commissio ...

Leer más




Miles Davis una vida marcada por el riesgo artístico y el tormento personal

Excéntrico, irascible, mujeriego, amante de los excesos y el uso de armas de fuego, Davis fue un producto de la violencia dom&ea ...

Leer más





Soul rebel. Willy Crook: la historia del músico contada por su círculo íntimo

“Calculo que lo conocí en 1974, Willy tenía 8 o 9 años. Era un niñito y yo tenía 17. Fue el pr ...

Leer más




NICO COTTON: EL PRODUCTOR DETRÁS DE LA MÚSICA DE ?EL REINO?

Es el productor que eligen artistas del mainstream y de la escena más alternativa. Hoy, mientras recibe ofertas de trabajo de to ...

Leer más




El Alma Partida - PALO (Video Oficial)

"El Alma Partida" - PALO Guitarra acústica, bombo, percusión y voces: Palo Pandolfo Teclados y ...

Leer más




LETIERES LEITE QUINTETO CONVIDA MOU BRASIL | FESTIVAL RUMPILEZZ (2021)

Em apresentação especial para o Festival Rumpilezz - Música e Pensamento, gravada no Galpão Cheio de ...

Leer más




Willy Crook, el artista que vivió mil vidas

Es imposible seguir a Willy Crook. No pueden existir tantas vidas en tan solo 55 años. Como Luca Prodan o Miguel Abuelo, el prim ...

Leer más





Cory Wong // Live @ First Avenue NOV 2019

Cory Wong - gtr/vox Antwaun Stanley - vox Caleb Hawley - vox Petar Janjic - drums/cym Kevin Gastonguay - ke ...

Leer más




Mercedes Sosa. Se publicarán 21 clips de la grabación de Cantora junto a Gustavo Cerati, Charly García y más

l registro audiovisual de “Cantora”, el álbum doble de Mercedes Sosa publicado en 2009, ahora llegará a YouTu ...

Leer más




Javiera Mena: 'La música es el ansiolítico número uno, es sana y no te hace daño'

Mientras en los medios masivos veíamos piedrazos, destrucción y enojo, Javiera Mena vivía el otro lado del estalli ...

Leer más




HUMAN's Musics - A film by Yann Arthus-Bertrand / Composed by Armand Amar

Músicas de HUMAN - Una película de Yann Arthus-Bertrand / compuesta por Armand Amar “Me atrae profundamente ...

Leer más




Tan freak y tan popular: cómo suena El pozo brillante, el nuevo disco de Vicentico

asaron casi veinte años desde la edición de su primer álbum solista, Vicentico (2002), aquel que empezó a t ...

Leer más




Charly García - Fanky (Videoclip) Feliz cumple Maestro !!

Music video by Charly García performing Fanky. (C) 1989 Sony Music Entertainment (Argentina) S.A. ...

Leer más




IMAGINE. (Ultimate Mix, 2020) - John Lennon & The Plastic Ono Band (with the Flux Fiddlers) HD

JOHN LENNON. GIMME SOME TRUTH. THE ULTIMATE MIXES. The Very Best of John Lennon.36 tracks completely remixed from the original multitra ...

Leer más




Diez rockumentales que ningún melómano debería dejar de ver

Vivimos una edad dorada del documental de rock. Alentados por mayores posibilidades de exposición, en plataformas libres, festiv ...

Leer más




La Trampa | Alejandro Terán

El Centro Cultural Kirchner, dependiente del Ministerio de Cultura de la Nación, estrena una gran producción audiovisual ...

Leer más




Palo Pandolfo: sus últimos días y el disco que alcanzó a terminar y se editará en octubre

El canillita del puesto de diarios de la avenida Díaz Vélez lo reconoce con la mirada. “¡Uy! Pasó Palo ...

Leer más




CEMENTO - El Documental (película completa)

Hoy es un estacionamiento, pero en los años 80 y 90 "Cemento" fue la catedral indiscutida del rock nacional. A trav&ea ...

Leer más





‘Los rayos’: el documental que reconstruye la escena rockera de Hurlingham que desembocó en Sumo

El documental, dirigido por Nicolás Tacconi, reconstruye el surgimiento de la escena rock en Hurlingham antes de la aparici&oacu ...

Leer más




WILLY CROOK - Seen sin Adios a un grande ...

Seen sin de Willy Crook. Producción y realización de Daniel Dionisi y Santiago Vernengo. ...

Leer más




Hoy cumple 79 Paul McCartney Live Full Concert 2021

Hoy cumple 79 Paul McCartney Live Full Concert 2021 ...

Leer más




Reinventango: disco transgénero de Tanghetto nominado a los Premios Gardel

Por Victoria Palacios |​ Fotos: KVK Por decisión de la autora, el artículo contiene lenguaje inclusivo. ...

Leer más




Cultura metálica, un libro para pensar el heavy metal más allá del cuero y de las tachas

Por Juan Pablo Cinelli La Feria del Libro Heavy de Buenos Aires nació a comienzos de la década de 2010 gra ...

Leer más




Miles Davis & Chaka Khan: Human Nature (live in Montreux 1989)

Miles Davis Band feat. Chaka Khan: Human Nature (live at Montreux Jazzfestival 21. Juli 1989) Trumpet – Miles Dav ...

Leer más




Sumo, a 35 años de Llegando los Monos: lo mejor es la libertad

La primera vez que a los Sumo se les ocurrió la frase “Llegando los monos”, no se imaginaban grabando ese disco en l ...

Leer más




Satori sur: film sobre Miguel Grinberg, pionero de la contracultura argentina

Por Analía Ávila |​ Foto: Nora Lezano Abre el barril de lluvia, toma una copa y el hombre de crista ...

Leer más





Arriba
© Copyright 2006-2018 Barilochense.com - Todos los derechos reservados

Barilochense.com no se hace responsable y puede no compartir ideológicamente con las notas y opiniones aquí publicadas.