identificarme


Click aquí para registrarte
¿Olvidaste tu clave?

Datos del Anunciante

Colectivo Al Margen



Colectivo Al Margen

La sociedad sin límite

La sociedad sin límite






Camino por la vereda de Tiscornia, detrás del Corralón Municipal, cuando escucho el sonido taladrante de un caño de escape que acelera y se acerca desde atrás. El ruido invade, llega a los huesos. Un escalofrío recorre mi espalda y me inmoviliza hasta que el auto pasa y se convierte en bronca. ¿Qué mierda les pasa por la cabeza a estos tipos que andan en autos preparados para correr en plena ciudad? ¿Qué están probando?
“Como sociedad tenemos que hacer infinidad de reflexiones, pero en este tema del tránsito independientemente de las políticas que tome el gobierno de cómo controlarlo, lo que tiene que primar es nuestra responsabilidad por lo que estamos haciendo y qué es lo que nos pasa una vez que nos subimos al vehículo y decidimos arrancarlo”.
María de la Mercedes Fernández perdió a Julieta, su hija de 17 años, en un “accidente” que no tendría que haber sucedido nunca. Y agrega; “No existe el sin querer porque en el momento en que abrís la puerta de tu auto estás asumiendo una responsabilidad que se supone que podés tener. Si no, no lo podés asumir”.

Otra muerte evitable
En la tarde noche del 21 de septiembre de 2008, una camioneta de marca Toyota Tata Mobile207 de color blanca se deslizó, sin conductor, por la vereda de calle Rolando hacia la avenida 12 de octubre, atropelló a cuatro personas y se llevó la vida de Julieta Giustozzi Fernández, hija de Mary.
El dueño de la camioneta, Dante Marcelo Rigazio, había estacionado el vehículo en zona no permitida, con una pendiente pronunciada y sin freno de mano. Julieta paseaba con su familia y la tarde del domingo estaba tan linda que invitaba a acercarse al lago. Mientras esperaban para cruzar, la camioneta se soltó, los llevó brutalmente por delante y a ella la empujó contra un colectivo que circulaba por la avenida.
El juez Miguel Ángel Gaimaro Pozzi resolvió procesar y enviar a juicio a este hombre de 46 años, comerciante y residente en Bariloche, por “homicidio y lesiones culposas” por considerar que actuó con “negligencia y falta de cumplimiento de la legislación vigente”. El juez sostiene que tanto el choque como sus consecuencias se produjeron porque al estacionar su vehículo no cumplió “con el deber de cuidado que le imponían las circunstancias del caso”.
Cuando al indagarlo se le preguntó si usaba el freno de mano, Rigazio contestó que no porque una vez tuvo un problema y se le quedaron congeladas las pastillas de freno.
Estrellas Amarillas en el asfalto
A fines de marzo un grupo de familiares de víctimas de tránsito de Bariloche se sumó a la campaña nacional de Estrellas Amarillas que organiza la Red Nacional de Familiares de Víctimas de Accidentes de Tránsito. En distintos lugares del país, los familiares pintan estrellas con los nombres de sus seres queridos para que su memoria funcione como mensaje permanente. Cada estrella simboliza la vida que se perdió en un “accidente” seguramente evitable.
En aquella oportunidad se pintaron tres estrellas, aunque es sabido que se podrían pintar muchísimas más. Una se dejó en el kilómetro 1,800 de Bustillo, en memoria de Lucas, que falleció en mayo de 2006, otra en el camino al cerro Catedral, en memoria de Pamela Porco Fisher y la tercera en Rolando y Costanera, en memoria de Julieta.
En su página de internet señalan que “un accidente automovilístico debe ser considerado como tal cuando ocurre en circunstancias en que la velocidad del vehículo es la permitida, los cinturones están colocados y el conductor está en excelente estado”. “Cuando estas condiciones son vulneradas, hay exceso de velocidad, irresponsabilidad, negligencia, desprecio por la vida propia y de los transportados, alcohol o la ingesta de alguna otra sustancia, directamente deben ser llamados delitos de tránsito y se pagan con prisión efectiva sin atenuantes. Es por ello que la Justicia debe cumplir un rol preponderante en estos casos".
Los “accidentes” son evitables
La mayoría de los “accidentes” de tránsito suceden porque las personas no conocen o no respetan las leyes de tránsito.
Dicen que, en una sociedad organizada, las leyes sirven para ordenar lo que sin reglas comunes sería caótico. También es cierto que hay leyes controvertidas porque parecen defender solo los intereses de ciertos sectores. Pero la ley de Tránsito ordena y protege el espacio público. Pone límites para evitar que cada uno haga lo que quiera y terminemos chocando “todos contra todos”. ¿Entonces… por qué será que no se respeta?

A 70 km por la calle de cualquier ciudad de Argentina, Walter puede viajar en su auto nuevo. “¿Viste la cara de ese boludo? ¡Qué lúser! ¡Tenía el culo entre las manos! Jajajaja Tendría que ganarme algo por cada boludo que queda temblando. ¡Qué buena máquina! ¿Viste cómo acelera? ¡No me para nadie! ¡Que caminen los perdedores! O que viajen en colectivo. Yo ni loco me subo a un colectivo. A mí no me pasan por arriba, yo no soy un fusible que pueden cambiar así nomás, yo valgo ¿entendés? ¡Dale lacra! ¡Correte!”.
Cinco segundos después, Walter decide no frenar ante un semáforo en rojo y choca contra otro vehículo. Producto del impacto, el segundo automóvil se mete en la vereda y provoca la muerte de Jessica y Vanesa, dos jóvenes de 17 años que iban a entrenar con el equipo de vóley del colegio. Para Walter, la justicia determinó una condena de 3 años en suspenso. Para Ana, Vanesa, familiares, amigos y vecinos…
La mamá de Juli, Mary, señala que “el problema de fondo no es la velocidad, sino la conducta de cada uno. Es cierto que hay miles de atenuantes pero el problema es el desprecio a la vida porque vos podes evitar manejar como un animal y llevarte el mundo por delante. Vos podés dejar de manejar así porque estás poniendo en riesgo a los que viven con vos. En el caso de Ratazzi él decidió estacionar a 50 metros de su casa porque para él era más importante caminar dos cuadras menos y eso se llevó la vida de mi hija. Es un egoísta y su conducta le costó la vida a mi hija”.
El lugar de la educación
El desprecio por la vida flota burlón y viscoso en los “accidentes” de tránsito. Hay personas, y tal vez son demasiadas, que no registran que viven con otras personas aunque no las conozcan. Viven en su mundo en el que solo cuentan sus propias necesidades, deseos y ambiciones. Viven la vida como una carrera constante, como una competencia para llegar antes que el otro.
Y así manejan.
“El problema ni siquiera es la velocidad sino la conducta de desprecio a la vida. El auto no es visto como un arma para la justicia y en realidad sí que es un arma. Es tan peligrosa como una pistola en manos de un loco”, dice Natalia hermana de Juli.
De modo injusto, dramático, Juli fue arrancada de su familia, de sus amigos y compañeros, de la gente que la apreciaba y quería. Su ausencia no tiene remedio. Natalia tiene apenas unos años más que ella. Después de que ocurrió el “accidente” decidió dejar de estudiar por un tiempo, y volvió a Bariloche, para estar cerca de sus seres queridos. No sabe qué hará más adelante pero ahora necesita involucrarse para que la sociedad tome conciencia de las vidas que se pierden.
“El auto es una herramienta que uno está usando y hay que tener mucho cuidado. Hay que tomar conciencia de lo que implica manejar, salir a la calle con un auto. Y el que no lo usa con cuidado, entonces no hay que dejar que lo use. Hay que sacarle el arma”.
En ese punto, Mary cree que con educación se puede cambiar una parte pero sabe que no alcanza y que los efectos son a largo plazo. Por eso, también cree en la fuerza de las condenas de la justicia.
“Las conductas no son ajenas a la personalidad de la gente y al comportamiento humano. Yo creo total y firmemente en lo que es la educación. Pero también es cierto que hay gente a la que la educación no le llega porque no le importa nada. No responde naturalmente. No hay campaña que le alcance. Entonces, esa persona necesita saber que si mata a alguien va a terminar en la cárcel. Es un asesino común que mata con otro tipo de arma”.
Pero… ¿y la Justicia?
Para la Justicia, por ejemplo, los culpables de causar la muerte de otras personas en “accidentes” de tránsito no cometen “homicidio simple” sino “culposo”. Este tipo de crímenes suponen que la persona es responsable de la muerte de otro pero no tenía la “intención” de matar. Una condena por homicidio culposo implica tres años de prisión en suspenso -que seguramente no llega a ser efectiva- y, tal vez, la inhabilidad para ejercer o conducir -que por lo general no se cumple porque no existen controles.
“Es casi lo mismo que nada. ¿Cómo puede ser que el que entra a un negocio, roba y mata, lo condenan en forma efectiva, pero el que mata con un vehículo queda libre?”.
En ese punto debería plantarse la discusión. Quien acelera y adelanta a otro en zona de doble franja amarilla o cruza un semáforo en rojo sabe que con su conducta puede matar a otra persona. ¿Por qué la justicia no lo considera un homicidio a secas?
“La cárcel está llena de pobres, de las personas que socialmente siempre fueron violentadas y se le privó del acceso a la educación, entre otras tantas cosas. Pero la gente que mata en hechos de tránsito generalmente es de un nivel sociocultural medio como mínimo. Y el que tiene plata paga un abogado y tiene derecho a hacer perder el tiempo a la justica en todas las ocasiones que quiera y con la ventaja que seguramente su condena va a quedar en suspenso. Por eso la pena que me importa es la cárcel, no los daños y perjuicios. La idea es generar un temor. Si no sé respetar, por lo menos me controlo porque me da miedo que me condenen a esto”, concluye Mary.
Muchos creen que vivir en democracia es “hacer cualquiera y dejar hacer cualquiera”. Pero no es así. Cualquier sociedad necesita límites para distinguir las conductas positivas de las nocivas para el conjunto de la población.
Cualquier sociedad organizada tiene reglas de convivencia, las difunde y enseña, y sanciona o castiga a quienes no las respeta. Y estos son mecanismos para que la sociedad no desaparezca.
La pregunta es qué sucede cuando los miembros de la sociedad niegan o no respetan los espacios compartidos y los derechos de los otros. A simple vista… esa sociedad pareciera no tener mucho tiempo de vida. Afrontar esta situación sería, entonces, una cuestión de supervivencia.

X Lucía Pereyra

Colectivo Al Margen

El teatro florece en Bariloche

Con la vuelta plena a las salas, este miércoles 3 de noviembre arranca la décima edición de la Primavera Teatr ...

Leer más




Para cambiar el mundo empezar por el barrio

El libro “Los Coihuenses, Organizarse para construir un lugar” comenzó a gestarse a partir del interés de las ...

Leer más




Bariloche tiene un nuevo punto de encuentro para el arte y la cultura

Se trata del Instituto Arte y Parte que abrió sus puertas de manera oficial este fin de semana con un recorrido por la amplia of ...

Leer más




'Salir jugando' Historias en movimiento de un equipo de fútbol femenino

«Salir jugando» es el primer libro de Mariel Bleger producto de una investigación realizada durante su Tesis de Lice ...

Leer más




¿Ambientalismo y productivismo, una pareja imposible?

Los conflictos socio-ambientales vuelven a estar en la agenda mediática durante los gobiernos nacionales y populares. No es casu ...

Leer más




Una militante del pueblo pobre asume al frente de la Comisión Nacional de Energía Atómica

Adriana Serquis, militante del Movimiento de Trabajadorxs Excluidxs de Bariloche fue designada al frente de un área estrat&eacut ...

Leer más




La Guagua: un proyecto sobre primera infancia en clave poética y política

En el día de los jardines de infantes conversamos con las profesoras Silvia Rebagliati y karin Richter sobre el proyecto La Guag ...

Leer más




Nacer en el territorio

Esta semana en el mundo se reivindican los derechos de las mujeres, de las personas gestantes y de sus hijxs en el momento del nacimien ...

Leer más




Reverdecer la Comarca

Después de los brutales incendios de enero y febrero, vecinos y vecinas de la Comarca Andina y la región piensan estrateg ...

Leer más




Alimentos cooperativos, orgánicos y patagónicos

Alimentos orgánicos de Cuesta del Ternero se comercializaron en cuatro distintas localidades de la zona; Jaccobacci, Alumin&eacu ...

Leer más




La Plaza de los Pañuelos y Kultrunes, el lugar de la memoria

Este 24 se cumplen 20 años de la primera vez que el Centro Cívico pasó a ser la Plaza de los Pañuelos. Grac ...

Leer más




Ecos del incendio: ¿qué modelo de desarrollo queremos?

La Comarca Andina, azotada por los incendios, se caracteriza entre otros aspectos por ser una zona de desarrollo de diversos proyectos ...

Leer más




La reconstrucción luego del fuego

Tras los incendios sin precedentes que sufrió días atrás, el pueblo de la Comarca Andina se organiza una vez m&aac ...

Leer más




El teatro de Bariloche: un nuevo lugar de peregrinación

Como todo lugar de peregrinación, hay que llegar hasta allí. Se lo va a ver de lejos, desde diferentes puntos de la ciuda ...

Leer más




La ARB crece y abre nuevas puertas

La Asociación de Recicladores Bariloche (ARB) hizo circular un mensaje: gracias por confiar en nuestro trabajo. Y es que cada pa ...

Leer más




El Festival de Títeres, más andariego que nunca

Llega una nueva edición del Festival Internacional de Teatro de Títeres Andariegos. Este año el Festival tuvo la o ...

Leer más




«Con la pandemia es evidente la profundización de las desigualdades de género»

La Encuesta Mujeres en Pandemia se realizó durante mayo del 2021 y tuvo como objetivo primordial relevar los efectos de la pande ...

Leer más




Ediciones Desmesura - Hoja Nº40 - Elpidio Isla

Ediciones Desmesura es una publicación gráfica gratuita que difunde a escritores, escritoras y artistas plásticos ...

Leer más




Concurso Literario Osvaldo Bayer

Recientemente se lanzaron las inscripciones para la tercera edición del Concurso Literario Osvaldo Bayer en el marco de la &ldqu ...

Leer más




Memorias del volcán

Son muchos los entretejidos que evocan aquellos días del 2011, cuando explotó el volcán Puyehue y el paisaje de la ...

Leer más




«Raíces en movimiento» Festival de Cine de DDHH

Del 27 de mayo al 2 de junio de 2021 se realizará el 19° Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos [FICDH] en una e ...

Leer más




El rol de las clases populares en la Revolución de Mayo

La revolución de mayo es un hito de los más emblemáticos y también de los más romantizados de nuestr ...

Leer más




Transporte público: «La mayor responsabilidad es del municipio»

La situación del transporte público en Bariloche no encuentra aún una resolución y la situación se a ...

Leer más




Un festival de Teatro para ayudar a los artistas de la comarca afectados por los incendios

Desde el 9 y hasta el 24 de abril en la Escuela de Arte La Llave podrá disfrutarse el Festival de Teatro por la Comarca, organiz ...

Leer más




Cooperativas de la Línea Sur: «Ayufin Mapu»

“Ayufin Mapu” es el nombre de la primer Cooperativa de Turismo Rural, Comunitario y Sustentable de Ingeniero Jacobacci. En ...

Leer más




Un festival que gritó Basta de Ecocidio

Ayer domingo 21 de marzo se realizó en el anfiteatro municipal el ¡Festival Bosque Sonoro, Artistas por la tierra!, en sim ...

Leer más




Sobre las cenizas, la reconstrucción

Los incendios en la Comarca Andina fueron terribles y aún no se apagan. La necesidad de las más de 900 familias afectadas ...

Leer más




Editoriales feministas: activismo y exploración por fuera y más allá del canon

Los catálogos de las editoriales Madreselva, La mariposa y la iguana, Hekht, Rosa Iceberg y Puntos suspensivos apuestan a abrir ...

Leer más




Para recordar a Osvaldo Bayer, hasta el domingo 21 se puede ver Mi viejo rebelde

Hoy Osvaldo Bayer cumpliría 94 años. *Para recordarlo, por su memoria, por su generosidad y humildad los dí ...

Leer más




Movimientos sociales lanzan campaña de vacunación contra el Covid en barrios populares

La UTEP busca movilizar a más de 150.000 voluntarios para extender la prevención en las calles más humildes de la ...

Leer más





Arriba
© Copyright 2006-2018 Barilochense.com - Todos los derechos reservados

Barilochense.com no se hace responsable y puede no compartir ideológicamente con las notas y opiniones aquí publicadas.