identificarme


Click aquí para registrarte
¿Olvidaste tu clave?

Datos del Anunciante

safarijirafas

Lo que amás

Lo que amás





 Uy.

Creo que no te hablé de Lito.

¿Cómo no te hablé de Lito?

Lito era un zigzagueante. Era un tipo con un pie acá y otro en la luna de Valencia. Era un barbudo con jungla por cerebro.

Suponé que ahora viene Terminator y me agarra de los huevos y me apura para que abandone las metáforas y defina a Lito en una sola y concisa palabra.

Pierdo los huevos nomás.

Pasa que a veces yo pensaba que Lito estaba drogado.

Y a veces, que estaba loco.

Ahora pienso que el tipo estaba tapiando una oscuridad gigante como él mejor podía.

Lo conocí hace años.

Muchos años.

Yo era pendejo y estaba dándole una mano a unos amigos que hacían teatro. Ensayaban en una casona vieja en Lanús Este, prestada por los del Partido Intransigente. Los del PI tenían parroquianos que charlaban y fumaban y charlaban y tomaban mate y charlaban.

Entre ellos, Lito.

Era martes a la madrugada y con los de teatro estábamos haciendo engrudo y pegando no sé qué carajo de la escenografía.

Lito nos miraba, fascinado.

Ahí pasó.

Tres minutos estuvo.

No te jodo.

Tres minutos.

Lito agarró un paquete de harina con la que hacíamos engrudo y se la quedó mirando por tres minutos.

“Qué harina peculiar,” dijo al fin, con esa vocecita aguda que tenía.

“¿Qué tiene de peculiar, Lito?” le pregunté.

Frunció los labios. “Es peculiar.”

Esperé un manojo de minutos y agarré la harina y la sherlockholmié toda.

Pero era un paquete de harina nomás.

Eso siempre se quedó conmigo.

Algo puede ser una pelotudez cotidiana para alguien pero, para alguien más, es algo peculiar. Sólo depende desde qué rincón lo mires.

Igual no es eso lo que te quería contar.

No.

Lo que te quería contar es que Lito usaba siempre la misma campera y esa campera tenía ochenta bolsillos y esos ochenta bolsillos estaban abarrotados de jabones artesanales con esencias de lo que se te cante.

Los hacía él.

Le encantaba hacerlos.

Los sacaba y los olía y sonreía y te los daba a oler.

“Con estos jabones no me hace falta usar perfume,” decía Lito.

Los vendía cuando los de teatro hacían una función.

Buéh, los vendía.

Los intentaba vender.

Quizá la gente apenas veía un tipo medio loco, medio raro, y aguaban cualquier interacción.

Porque ni un jabón vendía.

Pero no le importaba.

Los sacaba y los olía y sonreía y te los daba a oler.

“Con estos jabones no me hace falta usar perfume,” decía Lito.

Y tenía razón.

Puede que para alguien sea una pelotudez cotidiana pero, para mí, es peculiar.

Lo que amás se vuelve tu perfume.

 

facebook.com/safarijirafas
© Sebastián Defeo

safarijirafas

Esto no es un hotel

¿Estás ahí? Te quiero contar un secreto. El número de estrellas en el cielo coincide con la ...

Leer más




La fórmula para dejar de preocuparse

Creo que tengo una fórmula para dejar de preocuparnos por pelotudeces. Para vivir celebrando. La fórmula ...

Leer más




Lo que mis yo del futuro no quieren que haga

Mi novia me dice que hace mucho que no escribo algo. Me ofrece encargarse de la cena si voy a dar una vuelta para inspirarme. E ...

Leer más




Quiero compartir este whisky con vos

Este es el mejor whisky que tengo. Macallan. Select oak. Lo acabo de destapar, oler. Todavía no lo tomé. Bancame ...

Leer más




Un loco de mierda

Vengo del bar. De otro bar que del de siempre. Y en esa otredad me di cuenta de algo. Si cambiás de bar, la ...

Leer más




Corazón vs Cerebro

Pensalo con el morfi. ¿Cuántas veces te habrá pasado que te recontra cagabas de hambre? Pero te mo ...

Leer más




Las dos caras de la moneda

Ahora mismo hay una moneda girando en el aire. Vos la tiraste. No sé desde qué rincón del alma hum ...

Leer más




El mapa del universo.

Cuchame. Te pido un favor. Tené cuidado con quien odies. Pensalo. El odio es una fijación ...

Leer más




El fundamentalista del asado

Soy un fundamentalista del asado. Tengo mi rutina. Descorcho un vinito, corto un salamín con un poco de queso, tomo un t ...

Leer más




Volver

De un viaje volvés en cuotas. Despacito, tambaleando, te ves de nuevo donde siempre estuviste. Pero despunta en ...

Leer más




Conversaciones con taxistas de la noche

Mi nena tiene diecisiete. Ya está sacándose fotitos, subiéndolas a Facebook, toda esa gilada. Quiere salir, quiere ...

Leer más




Mi vecino o el mosquito

Mi vecino de enfrente me recontra rompe las pelotas. Básicamente, fuma todo el puto tiempo en su balconcito que queda a ...

Leer más




El templo y la jungla

Hay un templo perdido en la jungla. En ese templo habita un sabio. Ese sabio guarda el más codiciado secreto: c& ...

Leer más





Arriba
© Copyright 2006-2018 Barilochense.com - Todos los derechos reservados

Barilochense.com no se hace responsable y puede no compartir ideológicamente con las notas y opiniones aquí publicadas.